Uno de los países socios del Proyecto Erasmus + ‘We All Count’ es Hungría. Y desde allí traemos varios ejemplos de buenas prácticas.

Ponemos el foco en dos piezas concretas de ‘We All Count’, las que corresponden a un taller de niños/as y la de un espectáculo Flash Mob, ambos muy enriquecedores.

En el taller de niños/as, que vemos a continuación, podemos disfrutar de las opiniones de los más pequeños/as, de los artistas que imparten esas sesiones — “Cada día es un mundo, pero cuando arranca el taller todo ello se disipa porque interactuar con los niños es algo fantástico”, comentan  — o de los propios profesores/as del centro.

Canciones, sentimientos, bailes, movimientos del cuerpo, pintura, arte, vida. Esto es el Proyecto Erasmus + ‘We All Count’. “Ir a las clases MUS-E es genial”.

Sobre un trabajo de Flash Mob es el otro elemento sobre el que vamos a versar durante unas líneas. Es un vídeo de nuevo de vida, de compartir, de aprender, de disfrutar. Una plaza en Budapest donde se canta y se vive. Un trabajo común que durante unos segundos hace que toda la plaza de la capital de Hungría se quede en silencio, atenta al maravilloso espectáculo.

Es el mejor recuerdo que me llevo de vuelta a Roma”, apunta una de las partes implicadas en esta iniciativa. “Sin duda, el sentir, el cantar junto con niños/as, compañeros/as ha sido una experiencia enriquecedora”.